Soldadura por conducción térmica

Procesamiento de materiales suave - excelente calidad de costura - sin retrabajo - alta eficiencia

Proceso

La soldadura por conducción térmica se caracteriza por una profundidad de exposición baja de un milímetro máximo. Se emplea principalmente para unir láminas de bajo espesor. En la soldadura por conducción térmica, el láser funde las láminas a lo largo de la unión prevista. La fundición de las uniones se funde entre sí y luego se enfría dando como resultado la costura de soldadura real. Por lo tanto, las conexiones de manguera se pueden realizar más rápidamente y con menor distorsión del material que con los métodos de soldadura tradicionales. Además, se crean costuras de soldadura lisas y sin poros que no requieren ningún procesamiento ulterior. Esto hace que la soldadura por conducción térmica, especialmente en áreas visibles, sea el método de elección.

Ventajas del proceso de los láseres de diodo

Los láseres de diodo de Laserline optimizan la soldadura por conducción térmica de diversas maneras, garantizando así una excelente calidad de costura y una alta estabilidad del proceso, con una potencia de salida uniforme y una distribución homogénea de la intensidad (perfil del haz top-hat). Más de 30.000 horas de servicio, además de alta eficiencia y bajo esfuerzo de mantenimiento, los láseres de diodo de Laserline son claramente superiores a otras fuentes de haz disponibles.