Aplicación con precisión

Muchos desarrollos para mecanizado de precisión, tales como aplicaciones de soldadura remota, requieren fuentes de haz de grado industrial con alta potencia y alto brillo. En este aspecto, el concepto de transformador de haz de Laserline combina perfectamente la modularidad, la practicidad y la rentabilidad de los láseres de diodo LDF con las altas calidades de haz.

Brillo a través de la transformación

El transformador de haz es una mejora técnica de la tecnología central de LDF comprobada con diodos láser enfriados directamente. Partiendo de un láser de diodo estándar, un haz láser con calidad media se focaliza primero en una fibra activa: el transformador. El módulo transformador transforma el brillo del haz. A diferencia de los sistemas LDF sin transformador de haz, la longitud de onda cambia ligeramente y es de aproximadamente 1080 nm. Diferentes configuraciones permiten una potencia de salida de hasta 6 kW con una calidad de haz brillante de 4, 6 u 8 mm mrad.

Modularidad del sistema

El último sistema LDF de Laserline, busca consistentemente la confiabilidad, la modularidad de diseño y la facilidad de mantenimiento. La potencia del láser, la calidad del haz, el número de interruptores de haz, los componentes auxiliares y de enfriamiento se pueden configurar individualmente y adaptarse a los requisitos cambiantes. Todos los datos del sistema son monitoreados y recogidos por la unidad de control central.

El funcionamiento y la evaluación se pueden llevar a cabo con el panel de control móvil directamente en el láser, a través de la conexión de red en un centro de control o con acceso remoto seguro.

La energía láser se transmite a través de una fibra óptica que puede conectarse y es compatible con el uso de robots. Dependiendo de la calidad del haz, se dispone de diámetros de núcleo de 100 μm a 200 μm.