Revestimiento

Capas sin poros y sin fisuras con una larga vida útil - alta calidad de superficie - durabilidad excepcional

Proceso

El cladding con láser genera revestimientos con una vida útil a veces incluso más larga que la de los recubrimientos galvánicos. El cladding con láser utiliza alambre o polvo. El haz del láser crea un baño de fundición en la superficie de la pieza de trabajo, a la que se añade simultáneamente el material de revestimiento (alambre o polvo) fundido por el láser. El tiempo de exposición es breve y sólo genera un retraso menor, ya que el enfriamiento es rápido. El resultado es una capa conectada con el material básico metalúrgicamente. Es más resistente que los revestimientos creados por pulverización térmica y, comparado al cromado duro, por ejemplo. Además es inocuo para la salud.  

Ventajas del proceso de los láseres de diodo

Las características y el perfil del haz top-hat del láser de diodo crean un baño de fundición particularmente uniforme que produce revestimientos de grano fino, libres de poros y fisuras. El post-procesamiento se reduce al mínimo. Integrado en los sistemas para una velocidad extremadamente elevada&nbsp y desarrollado por Fraunhofer ILT, también pueden usarse para crear revestimientos muy delgados, que hasta ahora sólo eran posible con cromado duro.

Ventajas a simple vista

  • Bajo tiempo de exposición y profundidades del láser
  • Enlace metalúrgico del material de recubrimiento y el material básico
  • Capas más constantes que los recubrimientos por pulverización térmica  
  • Alta calidad superficial y retrasos mínimos, prácticamente no se requiere ningún procesamiento posterior
  • Tiempos de procesamiento breves, alta eficiencia energética