Láseres de diodo de alta potencia

Laserline ofrece soluciones de sistemas apropiados para la industria para el procesamiento de materiales con láser - desde la generación del haz hasta la pieza de trabajo.  

Láser de diodo - luz eléctrica sin ruta indirecta

Una característica típica de los láseres de Laserline es el uso directo de los diodos como la forma más eficiente de creación del haz. La ventaja básica de los láseres de diodo radica en la transformación directa de la electricidad en luz sin la ruta indirecta a traves de un medio de bombeo.

Por lo tanto, los láseres de diodo son más compactos, eficientes, móviles y fáciles de usar que los demás láseres. Los láseres sastisfacerán sus expectativas ya que prácticamente no requieren mantenimiento y tienen larga vida.

Mantenimiento mínimo La industria automotriz exige la mayor estabilidad posible del proceso y la disponibilidad del sistema para una operación de tres turnos, lo cual se satisfizo e implementó desde hace muchos años gracias a los láseres de diodo. Con una operación de escaso mantenimiento y una vida útil operativa de más de 30.000 horas a la tasa de eficiencia más alta, el láser de diodos claramente supera a otras fuentes de haz láser. A modo de comparación con el láser Nd:YAG bombeado por lámpara, éste requiere el cambio de la lámpara cada 1.000 horas, lo cual conlleva tiempos de parada y costos de servicio.

Bajo requerimiento de espacio El espacio requerido en la producción se ha convertido en un criterio importante para la planificación de líneas de producción. Por consiguiente, una ventaja extra de los láseres de diodo LDF en comparación con otros láseres de la misma clase de rendimiento es el bajo espacio requerido de menos de 1 m² de superficie. La compacidad y robustez del láser de diodo incluso permiten el uso móvil si es necesario, lo que posibilita un nuevo servicio y estrategias de backup. Para trabajos de mantenimiento o en caso de falla, se puede sustituir con bastante facilidad y rapidez. De este modo, el mantenimiento o la reparación se puede llevar a cabo fuera de la línea de producción, y por lo tanto, sin inactividad productiva. El remplazo toma menos de media hora y no es necesaria ninguna nueva configuración o programación del láser.  . Las llamadas de servicio de los técnicos por parte del cliente o de Laserline son mucho más flexibles.