Endurecimiento

Tratamiento térmico homogéneo - adecuado para todas las geometrías de componentes - alta eficiencia

Proceso

El objetivo de todos los procesos de endurecimiento es una transformación estructural del acero. En primer lugar, la estructura de material ferrítico es austenitizada mediante calentamiento, y luego transformada en martensita dura mediante templado. El endurecimiento por láser tiene una ventaja decisiva, ya que posibilita una entrada de calor selectiva en zonas predefinidas. Así, en componentes complejos, se puede producir un endurecimiento parcial manteniendo la mayor flexibilidad de la estructura ferrítica en otras zonas. En el endurecimiento por inducción, este procesamiento selectivo no es posible. Debido a que la pieza de trabajo debe ser calentada brevemente y disipa el calor sobre las capas de material adyacente, en la mayoría de las aplicaciones no se requiere enfriamiento adicional. Ya que prácticamente no se produce deformación del material, a menudo, no hay necesidad de aplicar métodos adicionales para corregir las deformaciones de la pieza de trabajo.

Ventajas del proceso de los láseres de diodo

Con los láseres de diodo, es posible cumplir con las exigencias de una mejor protección contra el desgaste de los componentes de maquinarias, herramientas, repuestos de componentes y elementos utilitarios con el endurecimiento. La regulación de la temperatura en el endurecimiento permite obtener la dureza óptima de cada material. También se utiliza para reducir la firmeza de los materiales de alta resistencia y asegurar un mayor grado de deformación en estas áreas.

En comparación con otros procesos, el láser de diodo ofrece muchas ventajas:

  • Ajuste ideal del foco al contorno de dureza
  • Tratamiento térmico local de áreas parciales definidas
  • Integración del proceso de endurecimiento en líneas de producción existentes Endurecimiento de geometrías complejas

Endurecimiento superficial de materiales con láser de diodo Las técnicas de endurecimiento de superficie con láser permiten el uso de materiales y metales costo-efectivos, incluso en componentes sometidos a un alto estrés mecánico. El endurecimiento con láser consiste en tratar solamente las zonas de metal sometidas a esfuerzos particulares, por ejemplo, acero o hierro fundido en la fabricación de herramientas. El tratamiento térmico de grandes superficies puede realizarse de forma relativamente eficaz y flexible, por ejemplo, en el endurecimiento superficial en la producción por pedido - en combinación con una óptica zoom OTZ de Laserline.